Los danzantes de “Los Negritos” de Huallanca tienen una característica muy especial, son apasionados, entregados y bailan con tanta emoción que dudo que exista un huallanquino que no haya llorado en alguna de las tantas despedidas que realizaron; eso los hace diferentes a nosotros los huanuqueños, ellos cuidan su tradición, ellos aman su cultura tal cuál, ellos no le agregan falsas introducciones ni melodías caprichosas a su danza, ellos aman su patrimonio, ellos son: oriundos, autóctonos y originales.

Según “Alva Mendoza” (uno de los primeros músicos huallanquinos), la danza tendría su origen en la antigua mina de “Chonta”, perteneciente al distrito de “Baños”, donde un grupo de obreros huallanquinos y queropalquinos decidieron fundar una danza de “Negritos” diferente a los ya se bailaba en la tierra del “Pillko Mozo” y, así lo hicieron. Hay que considerar entonces, que esta expresión se funda en la región “Huánuco” y poco a poco fue adquiriendo características inéditas y un estilo propio, desarrollado con más pulcritud en la ciudad de Huallanca.

Cuando era niño no entendía porqué los bailarines decían que danzaban al estilo “Paramonga“, me intrigaba saber dónde había nacido esa forma, pero a los 12 años nadie haría caso a mis preguntas; la duda lo resolvería años después, al hacer una investigación etnomusicológica, ahí descubriría que en “Huallanca” existe la teoría de que una cuadrilla de negros bozales originarios del África habrían llegado al pueblo provenientes de “Paramonga”, estos extranjeros habrían sido traídos por el empresario “Carlos Rizo-patrón” para alegrar una festividad navideña, se dice que llegaron por la entrada del barrio “Lima”, que pasearon por el Jr. Comercio y luego se internaron en la casa del empresario, al costado de la plazuela “Carmen Alta”; pero después de eso, lo informantes que me contaron esta reseña pierden la relación y la línea histórica, ninguno de ellos sabe qué sucedió con los negros después de ese acontecimiento, ¿Se quedaron en Huallanca?, ¿Regresaron a la costa con la abolición de la esclavitud?, ¿Murieron de frío o de tristeza?, ¿Saldrían a bailar todas las navidades como en Huánuco?, Nadie sabe ni da razones, lo que convierte a esta teoría en una leyenda urbana; pero lo que termina por desarmar esta historia es que, “Rizo-patrón” (el que supuestamente trajo a los negros), no nació en la época colonial y, cuando él nació, muchos años más tarde, ya no habían negros africanos puros en el Perú.

  Entrevista a Richard Colonia-Turmanye, el éxito que consiguió gracias a su perseverancia.

Hablar de Huallanca es hablar de la singular coreografía y pasos de su danza, ¿Quiénes habrán sido los creadores?, No lo sé, lo cierto es que esta representación se ejecuta por tiempos: 1 tiempo, 2 tiempos y 3 tiempos, cada una de ellas se baila en un contexto diferente, por ejemplo, el 3 tiempos se baila en el día central, después del tradicional “pachawalay” y así, cada una de ellas tiene su tiempo y su momento; la prosa es la esencia de esta manifestación, el danzante estira los brazos hacia adelante y mueve las caderas al compás del bombo y la tarola, para luego realizar la media vuelta exagerando el giro de los pies (el tobillo deberá ser bastante resistente) y realizar la variante, de revés.

En cuanto al vestuario, el que se utiliza en el día de entrada es la que representa a “Huallanca”, lo demás es una herencia huanuqueña, el vestuario está inspirado en el ganadero de esa zona, “porque Huallanca antes de ser una tierra minera, fue ganadera, la primera de la zona en exportar queso al extranjero”, según Picón. La vestimenta consta de un pantalón, un sombrero y unas botas vaqueras, casaca de cuero, la tradicional máscara sin adornos y un chicotillo en la mano: “sencillo y elegante”, por favor, no se les ocurra agregarle detalles, porque perdería el motivo por el que fue creado y todo sería estropeado.

Negritos de Huallanca 2018
Negritos de Huallanca 2018.- Fotografía Mariela Marcos Calderón.

Con relación a la música, nadie sabe a ciencia cierta quiénes fueron los compositores de las melodías de “Los Negritos” de Huallanca, pero he averiguado de algunos que aportaron su granito de arena. Uno de ellos fue “Joaquín Chávez”, un músico que tenía el talento de componer cofradías de los lugares donde iba a parar, él es el autor de la melodía de despedida de “Los Negritos” de Huánuco, que, según “Daniel Chávez” (su hijo) se compuso “no” como despedida, sino como el “pachawalay” del distrito de Pillao, para luego ser ejecutado como despedida en Huánuco por el carácter triste que tiene; Joaquín es el autor algunas melodías de la danza, además de eso, le puso el estilo característico que todos conocemos. El otro autor es “Vicitación Laos”, que tiene un repertorio clásico en Huallanca denominada: “El tono Laos”, no sé cuántas melodías habrá compuesto este señor, sólo sé que fue un músico de reconocida importancia y de mucho conocimiento y, que cuando llegó a La Unión nunca más se quiso ir, formó su familia y tuvo algunos discípulos que luego serían mis maestros de música.

  ¡10 lugares imperdibles que debes visitar si viajas a San Luis!

He logrado transcribir 9 melodías de “Negritos”, seguramente se me fueron algunos, pero hay que mencionar que las frases melódicas de “Los Negritos” de Huallanca son exquisitas y transmiten tantas emociones que algunos desubicados, en su mayoría huanuqueños, han tratado de usar esas melodías para realizar su propia coreografía sin algún sustento histórico, desnaturalizando por completo la esencia de la misma, ¿Pueden creerlo?, ¿Qué mierda tienen en la cabeza esos tipos?, ¿Puede ser tan grande su analfabetismo cultural? Al César lo que es del César, Huallanca es Huallanca y Huánuco es Huánuco; aunque nos duela y quizá me critiquen por esto, he de recalcar que los huanuqueños somos expertos tergiversadores culturales, lo queremos cambiar todo a nuestro modo; evidentemente esto comienza por los ignorantes directores de banda (ignorar: es hacer lo malo, sabiendo que está mal), pasando por los caporales que exigen melodías por moda, hasta el último “corochanito” que danza con una máscara de simio, ¿Qué demonios hace un mono en una danza de origen español?

Estoy harto de la distorsión huanuqueña, he tratado por todos los medios de hacer entender a músicos y danzantes que están obrando mal, pero no he podido, esta ciudad está contaminada culturalmente, ¿acaso un esclavo africano utilizaba los atuendos de gala que hoy muestran las cuadrillas?, Ahora resulta que tenemos 10 melodías adicionales descubiertas por el señor “Marcellini”, dígame: ¿es usted el inventor de la pólvora, señor Marcellini?, ¿Usted está descubriendo hoy, lo que ningún investigador descubrió en todos sus años de estudios?, Lo que usted hace es un atentado contra el patrimonio y debería ser denunciado por eso, pero no, usted siempre se sale con la suya, tanto así que el propio Ministerio de Cultura avala su torpeza musical, eso provocó que hoy usted ponga de moda esas improvisadas melodías que nunca se escucharon en Huánuco señor “Marcellini” y, con la sinvergüencería que le caracteriza se atreve a decir que su padre lo tenía transcrito desde hace muchos años, si eso es cierto: ¿Por qué no lo expuso antes?, ¿Por qué esperó este momento para revelarnos las misteriosas transcripciones? ¿Pretende usted que le creamos, señor “Marcellini”?, Engañe usted a los ignorantes o desubicados, porque los que algo investigamos, no nos comemos el cuento.

  Galería- Casa Museo del Sabio Santiago Antúnez de Mayolo.

Perdonen si pierdo la mesura, pero es que me indigna lo viene aconteciendo en Huánuco, pero no viene al caso, este escrito va para “Huallanca” y su ejemplo de cultura, la tergiversación dancística y musical está atentando nuestra sociedad y con ella murieron diversas representaciones señores huallanquinos, no permitan ningún tipo de añadidos a sus “Negritos”, y si es así, que los agregados tengan algún sustento histórico, solo así se podría permitir variantes a nuestra cultura, están a tiempo de conservar su tradición tal y como es, no se contaminen (como nos contaminamos nosotros por aceptar detalles insignificantes que ahora nos pasan facturas), ni traten de copiar estilos, las formas que tienen las danzas en el Perú son únicas y peculiares. Por último señores huallanquinos, espero seguir apreciando su bella danza en las diversas festividades, aniversarios y festivales que se presenten, cuenten conmigo, aportaré hasta donde pueda y aprenderé de ustedes.

Con cariño para Huallanca.

Alex León Huerta
profesor de Música de 28 años. Obtuvo una Licenciatura en Educación Musical y Artes en la Universidad de Música "Daniel Alomia Robles" de Huánuco con la tesis titulada: Danza de "Los Negritos": estudio comparativo entre las variantes de Huánuco y Huallanca.