¿Qué es la tasa turística?

La famosa tasa turística ha entrado en España para quedarse, supone un motivo de controversia y despierta opiniones muy diferentes. Pero, ¿realmente sabemos lo que es? ¿es un impuesto injusto?

La tasa turística es un impuesto que los Ayuntamientos imponen a las personas no residentes en la ciudad cuando pernoctan en ella. Se trata de una cantidad de dinero insignificante para una sola persona pero que, en el cómputo final, supone una gran suma de dinero para las arcas de la administración. El argumento es el uso del dinero recogido para utilizarlo en inversiones y mejoras en el municipio, debido a que los turistas hacen un uso y disfrute de unos servicios públicos que requieren de un mantenimiento. Los servicios municipales tienen que ser reforzados y esta tasa se destina a ello. Es un impuesto diseñado para destinos turísticos, ya que no se puede comparar un pueblo con una ciudad que recibe millones de turistas anuales; y no se aplica por igual en todos los municipios. Varía en función del lugar en el que se aplique. En hoteles de cinco estrellas de Barcelona, los visitantes abonan 2,25 euros por noche; mientras que en Menorca esta cantidad asciende a 4 euros. Varía en función del tipo de alojamiento y la ciudad.

Al igual que los ciudadanos pagan impuestos locales, los turistas también los pagan mediante esta tasa turística. Las personas no residentes en la ciudad son las que sostienen este impuesto al alojarse en hoteles, apartamentos, camping… Muchas veces esa tasa viene incluida en la propia reserva del alojamiento, ya que la industria hotelera es la encargada de cobrarla y actúa como recaudadora del ayuntamiento. La tasa computa por cada día que el turista permanece en la ciudad y en función del tipo de alojamiento. En la misma localidad, Ibiza por ejemplo, quien se aloje en un hotel de máximo nivel pagará 4 euros por noche, mientras que el coste en un establecimiento de tres estrellas se reduce a la mitad.

Una de las grandes ventajas que tiene la tasa turística es la de su forma de pago rápida y cómoda. Al incluirse en el precio de la noche en el alojamiento, el turista apenas percibe un incremento en la factura. Si un visitante se aloja en un hotel de cinco estrellas en Ibiza dos noches pagará una tasa de 8 euros, mientras que si se aloja toda una semana en el mismo hotel la tasa ascenderá a 28 euros. Pero resulta bastante asequible al fraccionarse por días.

La tasa turística esta implantada en muchas ciudades europeas desde hace bastante tiempo y su importe cambia en función de diferentes factores como pueden ser la temporada, el barrio o la modalidad de adultos y niños. En 2018, la tasa turística más alta fue impuesta en la capital de Italia. Pasar una noche en Roma puede suponer un coste extra de hasta 7 euros. En cambio, en en España, uno de los países más turísticos del mundo, aún queda mucho por hacer respecto a esta tasa ya que, por ahora, solo se encuentra vigente en Cataluña y las Islas Baleares.

Avatar
Abogado, distraído y comunicativo. Aventurero, preguntón, redactor idealista y altruista. Estuve en la mejor versión de Vivo x el Rock (VI) , lml